¿ERES INFELIZ CON LA VIDA QUE LLEVAS? LEE ESTO

¿Eres infeliz con la vida que llevas? Bueno, imagino que si entraste a leer este post algo de eso debe haber. Sentirse insatisfecho con nuestra forma de vivir es algo muy común en nuestros tiempos, a todos nos ha pasado alguna vez. Sin embargo, sentir una vida infeliz por tiempo prolongado es señal de que evidentemente algo no está cuadrando bien. No entendemos qué (¿o sí?), pero definitivamente algo fundamental no está funcionando. 

No se puede ser feliz si el lunes es un martirio y el viernes un alivio al terminar de trabajar. El sábado un día de recuperación y el domingo la etapa de preparación para resistir hasta el viernes que viene. 

Si volver a tu casa es más un problema que un descanso, o si una llamada te produce más estrés que curiosidad, ¿cómo se puede ser feliz así? 

Cuantos proyectos postergados por esa supuesta estabilidad, por esa seguridad que al final nunca llega, por encajar en los parámetros de un comportamiento “correcto”. Cuantas veces he escuchado decir “Ya va a llegar el momento”, “Se lo dejo al destino”, “Soy joven, todavía hay tiempo”. 

Con esto no intento ser fatalista o insinuarte que corras por la vida haciendo todo a lo loco, cada uno conoce sus tiempos pero… mi estimado amigo, mi estimada amiga, ¿Quién te dijo que vas a vivir hasta los 80 años?, ¿quién te dijo que si hoy está difícil mañana va a ser más fácil? Si hoy sigues aquí no se si depende de la suerte o el destino, pero ambos son igual de impredecibles. 

Ahora bien, si todavía estás leyendo estas palabras me encantaría ayudarte. Para eso necesitamos ordenar un poco las ideas, ubicarnos un poco en el mapa. Si no me siento feliz con la vida que llevo, ¿Cómo le hago para estar mejor?, ¿Cómo puedo hacer que las cosas cambien? Ahí vamos. 

 

ADMITIR Y ACEPTAR TU SITUACIÓN ACTUAL 

  Es imposible realizar cambios positivos en tu vida si no aceptas que tu actual forma de vivir no te está dando felicidad. Es muy difícil identificar qué es lo que quieres si primero no sabes lo que tienes. 

Para aceptar lo que estás viviendo no es necesario renunciar a tu trabajo ni dejar a tu pareja, tampoco tienes que mudarte. Es un “darse cuenta”, aceptar una realidad aunque al comienzo nos duela, nos produzca temor. Las personas tienen miedo a realizar este paso porque sienten que una vez dado ya no queda más alternativa que enfrentar la situación. En parte es cierto, pero al mismo tiempo te libera de la culpa de haberte mentido a ti mismo por tanto tiempo, te alivia. 

 

HACER UNA DECLARACIÓN DE ” NO!” 

Declarar que esto NO es lo que quieres vivir, que NO es lo que te completa como persona, te abre un mundo de posibilidades, porque es después de esa declaración cuando nacen las opciones y alternativas, los diferentes caminos que podemos tomar para buscar algo mucho mejor. 

La auto-declaración de “No quiero seguir viviendo esto” o “No quiero vivirlo de esta manera”, creará una realidad nueva para ti. Ya no serás la persona que dice “Y la verdad no estoy tan mal, otros están mucho peor”, sino que serás quien dice… “La verdad, no sé si mi vida está bien o mal pero no es la que quiero, y la voy a cambiar para mejor!”. Opta por la frase que más te guste, de ti depende. 

 

ELEGIR CUAL QUIERO QUE SEA MI NUEVA REALIDAD 

Una vez que hemos aceptado nuestra situación actual y realizamos la declaración de no querer vivir más esa vida, viene la parte más emocionante y a veces angustiante de este viaje, decidir cuál es el estilo de vida que queremos llevar. En ocasiones pasa que estamos seguros de lo que  NO queremos, pero seguimos sin tener claro lo que SI queremos. A mí me ha pasado muchas veces para ser sincero. Pero no solo es algo común, sino que es normal, así que a no enloquecer. 

 

Es el momento para hacernos algunas preguntas importantes como: 

 

  • ¿Me siento infeliz con algún aspecto especifico de mi vida o es mi completa forma de vivir? Podría ser simplemente insatisfacción laboral (que no es poco), o podría ser que llevas una vida de ejecutivo cuando en realidad siempre soñaste con ser un viajero sin rutina y ni destino, por ejemplo. 
  • ¿Con que cosas sueño? ¿Con que cosas soñaba y nunca hice? Los sueños no son fantasías, sino un reflejo de nuestros deseos más profundos. Dejarlos de lado es, literalmente, dejarte de lado a ti mismo. 
  • ¿Con que cosas o situaciones me emociono? Esas cosas que al verlas o pensarlas te aceleran el corazón como ninguna, que atrapan tu atención y te entusiasman. Tal vez los autos, los negocios, los viajes, las artesanías, tantas cosas! ¿Te imaginas una vida que gire alrededor de eso? 

 

EL MOMENTO DE PASAR A LA ACCIÓN 

Ningún pensamiento o deseo se convierte en realidad sin llevar a cabo las acciones y los pasos que nos acerquen hacia allí. Por más visualización o ley de atracción que practiquemos, es necesario identificar qué acciones debemos llevar a cabo para alcanzar  nuestra vida ideal. 

Los objetivos deben ser concretos, sinceros, posibles y medibles. Es indispensable saber dónde estamos parados cada día, porque la acción sin claridad nos da una terrible inseguridad, y la sensación de patinar en el mismo lugar moviéndonos a ningún lado. 

Quiero que te tomes un tiempo para analizar lo que estuvimos conversando aquí, un momento para ti contigo. Imagina proyectos y toma nota de ellos, no los dejes en el aire! De a poco pero con firmeza iremos creando un nuevo mapa mucho más interesante, más apasionado, el mapa que tu decidas dibujar. 

Te dejo un gran saludo y espero tu comentario! Lo mejor para tí de corazón!! 

 

           Augusto Faubre.-

 

Sin Comentarios

Comentar

Top