LA CRISIS, EL MEJOR MOMENTO PARA CAMBIAR

Dudo que exista alguna persona que no haya pasado por un momento de crisis en su vida. Crisis de pareja, crisis de trabajo, crisis de familia entre tantas otras. Muchos entienden esta palabra como un momento nefasto, algo improductivo que solo trae dolores y angustias. Pero como casi todo en este mundo, tiene su razón de ser. Una crisis emocional es el mecanismo de alerta máxima que intenta a todas voces hacernos comprender que vamos por el camino equivocado, que algo no anda bien en nuestras vidas.

En un primer momento tenemos la capacidad para apagar esas alarmas, y nuestra mente inconsciente encuentra la manera poniendo el foco de atención en otras cosas. Conforme la situación empeora el cuerpo empieza a somatizar la urgencia con dolores, enfermedades, problemas de sueño y cansancio físico entre otros. Pero cuando los límites de tolerancia han sido sobrepasados, es ahí donde realmente perdemos el control.

Sin embargo no todo es tan drástico como parece, podría ser el mejor momento para realizar un cambio de verdad. A falta de coraje o claridad para tomar ciertas decisiones en etapas anteriores, el estado de crisis nos da un arma secreta, un recurso que no estaba en nuestras manos un tiempo atrás y que ahora puede ser la clave para avanzar. Ese recurso se llama DESESPERACION. Una persona desesperada puede hacer cosas increíbles, cosas que nunca había hecho antes, ya que generalmente cree no tener nada que perder, y quien no tiene nada que perder se siente libre.

Aprovecha tu momento de crisis para el cambio verdadero, nada te obliga a seguir donde estas. Las parejas pueden cambiar, el trabajo puede cambiar, tu vida entera puede ser distinta.

Alguien me dijo una vez, “Si te sientes bien, vas bien, si te sientes mal vas mal, y si te sientes MUY mal, entonces has tomado el camino totalmente equivocado”.

Utiliza esa guía interna y no podrás equivocarte. Si puedes verlo así, esta crisis será la mejor de tu vida.
Éxitos desde aquí.

A.F.



Top